Remedios para desgarros musculares

Remedios para desgarros musculares

Tiempo de recuperación de las distensiones musculares

Los dolores, los esguinces y las agujetas son habituales cuando se trata de ponerse en forma. Sin embargo, los desgarros musculares (también denominados distensiones) pueden ser más problemáticos. Aquellos atletas que llevan su cuerpo más allá del punto de fallo -haciendo repeticiones forzadas o entrenamientos extremos- son muy propensos a experimentar lesiones más intensas, que incluyen desgarros musculares. Lo mismo ocurre con las personas que se adentran en un programa de ejercicios sin preparación, así como con las que pueden sufrir un accidente de trabajo. El hecho es que, si tienes un músculo, puede sufrir una distensión o un desgarro. Esto es lo que debe saber sobre los desgarros musculares y, lo que es más importante, cómo solucionarlos si no fue capaz de prevenirlos en primer lugar.
Los desgarros musculares pueden producirse cada vez que el músculo se tensa o se estira en exceso. Esto puede ocurrir como resultado del agotamiento y la fatiga, el uso inadecuado o el uso excesivo. Aunque cualquier músculo puede verse afectado, los desgarros musculares se producen con mayor frecuencia en la zona lumbar, el cuello, el hombro y los isquiotibiales.
Los desgarros musculares se clasifican en función de la gravedad de la lesión: leve, que es una simple distensión que afecta al 5% de las fibras del músculo; moderada, que es de hasta el 25%-30% y va acompañada de hinchazón, disminución de la amplitud de movimiento y dolor; y grave, que es un desgarro real de un músculo que va acompañado de una gran hinchazón.

Tensión muscular en la espalda

Los dolores, los esguinces y las agujetas son habituales cuando uno intenta ponerse en forma. Sin embargo, los desgarros musculares (también denominados distensiones) pueden ser más problemáticos. Los deportistas que llevan su cuerpo más allá del punto de ruptura -haciendo repeticiones forzadas o entrenamientos extremos- son muy propensos a sufrir lesiones más intensas, que incluyen desgarros musculares. Lo mismo ocurre con las personas que se adentran en un programa de ejercicios sin preparación, así como con las que pueden sufrir un accidente de trabajo. El hecho es que, si tienes un músculo, puede sufrir una distensión o un desgarro. Esto es lo que debe saber sobre los desgarros musculares y, lo que es más importante, cómo solucionarlos si no fue capaz de prevenirlos en primer lugar.
Los desgarros musculares pueden producirse cada vez que el músculo se tensa o se estira en exceso. Esto puede ocurrir como resultado del agotamiento y la fatiga, el uso inadecuado o el uso excesivo. Aunque cualquier músculo puede verse afectado, los desgarros musculares se producen con mayor frecuencia en la zona lumbar, el cuello, el hombro y los isquiotibiales.
Los desgarros musculares se clasifican en función de la gravedad de la lesión: leve, que es una simple distensión que afecta al 5% de las fibras del músculo; moderada, que es de hasta el 25%-30% y va acompañada de hinchazón, disminución de la amplitud de movimiento y dolor; y grave, que es un desgarro real de un músculo que va acompañado de una gran hinchazón.

Tirón muscular sin hacer nada

Un tirón muscular, o una distensión muscular, se produce cuando un músculo o tendón se estira en exceso o se desgarra. Las distensiones musculares pueden producirse sin previo aviso y afectan a personas de todas las edades y niveles de forma física. Dado que este tipo de lesiones pueden ser de diversa gravedad, debes acudir al médico de inmediato si:
“Una vez confirmado el diagnóstico, suele tratarse con antiinflamatorios, relajantes musculares y fisioterapia específica”, dice el doctor Powell. “También se ha demostrado que las almohadillas térmicas son beneficiosas”.
“Los tirones musculares pueden prevenirse utilizando una técnica adecuada al levantar y cargar objetos”, dice la Dra. Powell. “Por ejemplo, las personas pueden sufrir un tirón muscular en el gimnasio debido a una forma incorrecta al hacer ejercicio o al levantar algo pesado y olvidarse de doblar las rodillas. También animo a los pacientes a que calienten antes de hacer ejercicio y a que se estiren a diario.”

Tirón muscular en el muslo

Una distensión muscular se produce cuando los músculos o los tendones se desgarran o se estiran. Muchas lesiones -caídas, golpes repentinos, uso excesivo, etc.- pueden provocar distensiones musculares.1 Sea cual sea la causa de una distensión, es dolorosa e incómoda. Tanto si te has lesionado el cuello al aparcar en paralelo como si te has dado un tirón en la ingle jugando al hockey, saber cómo tratar el dolor y la inflamación puede ayudarte a recuperarte más rápidamente y a sentirte más cómodo.
Cuando se produce una distensión muscular, las fibras del tejido se dañan. Esto puede causar dolor inmediato, inflamación en el tejido muscular e hinchazón en la zona afectada. Puede ayudar a combatir estos síntomas aplicando frío a la lesión, idealmente lo más rápido posible después de que se produzca.2,3 Continúe aplicando frío varias veces al día durante 20-30 minutos cada vez. Algunos de los métodos que puede utilizar son:
En la mayoría de los casos, una bolsa de hielo es la solución más fácil inmediatamente después de una lesión. Sin embargo, el uso de un sistema de terapia de frío durante la duración de su recuperación puede ayudar con su proceso de recuperación porque un sistema de terapia de frío aplica un frío continuo y uniforme para ayudar a tratar tanto el dolor como la inflamación.2

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad